¿Qué es la publicidad engañosa y cómo protegerse?

publicidad falsa

Comparte

Twitter
LinkedIn
Facebook
WhatsApp
Email

Conoce tu reputación online gratis

La publicidad engañosa es algo de lo más habitual hoy en día. Por este motivo es importante saber identificarla y no caer en estafas. En este artículo te vamos a enseñar todo lo que tienes que saber acerca de la publicidad engañosa.

¿Qué es la publicidad engañosa?

¿Información negativa está afectando a tu reputación?

Si es así podemos ayudarte. Infórmate sin compromiso 

La publicidad engañosa, también conocida como publicidad falsa, es aquella que presenta afirmaciones falsas sobre los productos o servicios que se encuentra promocionando. Esta publicidad también es una publicidad desleal ya que perjudica a otras empresas competidoras.

El objetivo de esta información falsa es afectar al comportamiento de compra del consumidor para hacer que estos lleven a cabo la compra del producto o servicio.

Por otro lado, para que una publicidad sea considerada como engañosa la marca no tiene que mentir o publicar bulos necesariamente acerca de las características de su producto, bastará con omitir información relevante o veraz.

El propósito de esta omisión, una vez más, es provocar la compra del producto o servicio al evitar que los consumidores se encuentren con una información completa y veraz.

Es importante tener en cuenta que la gran mayoría de las empresas tienden a exagerar las virtudes de sus productos. A través de estas exageraciones buscan llamar la atención de los consumidores y, por lo tanto, provocar la venta. Sin embargo, es importante existe una gran diferencia entre ensalzar las características y mentir sobre las mismas.

El principal aspecto que define la publicidad engañosa es la práctica con la que se pretende engañar al consumidor.

Tipos más comunes de publicidad engañosa

La publicidad engañosa suele disfrazarse y trata de buscar toda clase de recovecos con los que poder excusarse. Dependiendo de la artimaña que utilicen nos podríamos encontrar con diferentes tipos.

  • Uno de los más habituales son los mensajes ambiguos. Una mala interpretación del mensaje puede llevar al consumidor a entender que el producto en cuestión cuenta con una determinada característica que luego no tiene.
  • Otro de los tipos más comunes es cuando se ocultan sobrecostes adicionales. Puede parecer que estamos comprando un producto de lo más barato y una vez que llevamos a cabo el pago nos encontramos con una sorpresa.
  • También es bastante habitual encontrarnos con imágenes de un producto que no corresponden en absoluto a lo mostrado. Esto suele ser habitual en la publicidad de comida donde los platos tienen una apariencia deliciosa que luego no se parecen en absoluto.
  • Publicidad engañosa también es ofrecer un producto a sabiendas que no existen existencias o aludir a un error tipográfico en el precio del producto una vez que ya ha llamado la atención del cliente.
  • La sensación de urgencia también puede considerarse publicidad engañosa en muchos ámbitos. Algunas empresas fingen que sus productos estarán disponibles únicamente durante un tiempo limitado cuando eso realmente es falso.

Algunos ejemplos de publicidad engañosa

Los ejemplos más claros los podemos encontrar en las cadenas de comida rápida, como por ejemplo en Mc Donalds con los platos de comida. Sin ir más lejos, una gran mayoría de ellos elabora los productos con plastilina o por ordenador sin que sea una imagen fiel del producto.

También nos podemos encontrar con publicidad engañosa en una gran cantidad de servicios por internet. Hay que tener cuidado con todos aquellos brókeres online que operan en bolsa y que fingen haber ganado una gran cantidad de dinero.

Productos que se venden por internet con reseñas falsas compradas, afirmaciones hechas por personas que realmente no existen tan solo para alabar las virtudes de un producto que ni las tiene.

En cuanto a las empresas se refiere, Volkswagen fue acusado por publicidad engañosa al emitir más gases contaminantes de los que decía emitir. Font-Vella es un claro ejemplo en España al afirmar equívocamente que su botella era la primera hecha con plástico reciclado cuando un estudio concluyó que solo tenía un 25% de ese material.

¿Qué tipo de delito es la publicidad engañosa?

El delito de publicidad engañosa se encuentra regulado en el artículo 282 del Código Penal. Este artículo establece el castigo con penas de prisión de 6 meses a 1 año o una multa de 12 a 24 meses a todos aquellos fabricantes o comerciantes que hagan uso de la publicidad engañosa en la oferta de sus productos.

¿Cómo se denuncia la publicidad engañosa?

Lo primero que se debe de hacer para denunciar la publicidad engañosa es redactar un texto con los datos personales del denunciante y la explicación de lo que se denuncia. Se deberá de adjuntar todos los datos que corroboren que se trata de una publicidad engañosa ya sean imágenes, vídeos o el medio en donde se llevó a cabo la publicidad.

Con toda esta información recopilada ahora tienes varias opciones. Lo primero que podrás hacer será presentarlo en la propia empresa. Si no se ponen en contacto contigo para ofrecerte una solución podrás llevar a cabo la pertinente denuncia y llevar el caso a los tribunales.

¿Dónde denunciar anuncios publicitarios engañosos o falsos?

Además de llevar a cabo la pertinente denuncia por publicidad engañosa otra de las opciones que tienes es acudir a la OCU, la organización de consumidores.

En la OCU podrán mediar en tu nombre con la empresa y tratar de llegar a una solución que pueda ser favorable a tus intereses.

¿Qué derechos tiene el consumidor si una publicidad es engañosa?

Hoy en día el consumidor tiene más derechos de lo que nos pensamos.

En primer lugar, si se trata de publicidad engañosa como mínimo el consumidor tendrá derecho a que se le devuelva el dinero por el producto o servicio que se ha comprado.

Además, dependiendo de la gravedad del asunto este podrá recibir una indemnización por parte de la empresa. En estos casos se puede llegar a la solución por varias vías. Una de las más habituales suele ser la mediación con la empresa. Estas cuentan con mediadores con los clientes para buscar una solución que evite que el caso se lleve a los tribunales.

En el caso de no llegar a un acuerdo al considerar insuficiente la solución ofrecida podemos dejar que el juez sea quien decida y decrete la indemnización a la que tenemos derecho como consumidores.

La publicidad engañosa es muy perjudicial y a veces es complicado hacer una comprobación o Fact-checking de la situación y sacar conclusiones claras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos más recientes